David Belle – Je Saute De Toit En Toit

Entrevista realizada en el año 2009 a David Belle, protector de las enseñanzas que heredó de su padre. Nos habla acerca de qué es el Parkour, la utilidad de la disciplina, algunas anécdotas que le sucedían en el día a día, la relación con la vida y las artes marciales, el porqué de nuestro cuerpo, la mentalidad acerca del miedo y temas relacionados a la disciplina.

El Parkour es un método de entrenamiento que nos permite enfrentar obstáculos en un ambiente urbano y natural, es un arma camuflada, en la cual entrenamos y cuando un día encontramos un problema, sabemos que somos capaces de usarlo. Puede ser el arte de volar, el arte de la persecución, el arte de ayudar a alguien con un problema, algo ordinario.

Una vez tuve que trepar a un segundo piso porque un sujeto había olvidado sus llaves, es estúpido porque el está allí, el sabe que su ventana está abierta y no tiene sus llaves, me observa y me dice: ¿Podrías?, y yo le digo: ¡claro! Y trepo a su casa para abrir su puerta. Si el hubiera sido capaz de hacerlo, no hubiera sido un problema para él.

Yo creo que el resultado final del Parkour es llegar a ser completamente autónomo en la vida y ser capaz de decidir todo por ti mismo, bueno, estoy aquí , no tengo la distancia para este salto, pero entrenaré 15 días, haciendo 50 saltos de día y de noche y en un mes lo tendré, “Eso es conocerte a ti mismo”, estableciendo metas y cumpliéndolas. Porque si no tenemos metas u objetivos solo estamos flotando en el aire y no sabemos porqué nos estamos moviendo y cuando encontramos una razón en lo que estamos haciendo, incluso sí nos movemos a otras áreas que no son Parkour – áreas artísticas o en la vida- inmediatamente tendremos el hábito de encontrar un significado.

Todas las preguntas que me hacen sobre el Parkour son ¿ Porqué haces esto? ¿Cuál es el significado? Yo les respondo, es algo que está oculto en la filosofía, en los movimientos que trabajas. Si observas un simio y lo detuvieras en el momento que va a mitad de un salto, le das pausa y luego le preguntas ¿Porqué lo haces? ¿ Porqué te mueves? Creo que el simio te responderá ¿y tú? ¿Porqué no te estás moviendo?

La cuestión que es realmente cómica en la idea del Parkour urbano es cuando te das cuenta que las personas se mueven sobre cosas que no se hicieron con ése propósito inicial, lo que equivale a decir que la persona que construyó las pequeñas barreras al lado de las escaleras para ir por ese camino, o puso ese muro allí, no se dijo a sí mismo, Oh sí! El saltará aquí, así que es la distancia correcta. O quizá eso fue construido y nosotros vinimos y encontramos el camino, como un juego, un juego de sociedad.

Podrás ver y observar qué es posible y qué no lo es, y entre más lo ves de la manera correcta, es menos el riesgo que tomas. Cuando vives un arte – no importa cuál – completamente, inevitablemente éste abre tu percepción a otras cosas y te hace entender aspectos de la vida, el equilibrio correcto, porque el exceso mata. De hecho es algo que mantengo, mi abuelo solía decirme “ necesitas usar pero no abusar”. Son frases que recuerdo todo el tiempo. En esos momentos cuando me pregunto algo, me digo, “pero puedo resolver esto, eso me han dicho”

No puedes ser un idiota todo el tiempo.  No puedes jugar con tu cuerpo de ésa manera, necesitas el momento de seguir las reglas, hay leyes físicas, esta bien decir “Sí, no siento miedo” pero no saltarás de 10 metros, no puedes saltar 10 metros, entonces debes seguir cierto tipo de entrenamiento y es en el entrenamiento donde puedes decir: “me siento bien, y puedo avanzar progresivamente”  Y saber solo qué tan lejos quieres ir.

Me doy cuenta que todo lo que mi padre me dio,  todo lo que he aprendido aquí; me doy cuenta que el no me mintió, que no me dijo: “ Ven aquí, vamos David, salta desde allá, no tengas miedo, no harás algo para ti, no te lastimarás”. Él me pudo decir que tuviera cuidado con lo que estaba haciendo. El me pudo decir que no hiciera algo. Y observar que le debo todo al final. No es fácil cuando tienes un hijo y verlo saltar de lo alto, y quedarte viendo y decir: “ Sí así está bien, pero usa tus piernas un poco más porque ahora eso no te funcionará” y aconsejarle. Pero ahora todo lo que veo es “ten cuidado” o “te lastimarás” o algo así. Tengo la impresión de que el miedo es continuo. Podemos transmitir coraje, pero también podemos enseñar mucho sobre el miedo.  Y estamos en una sociedad donde todos tienen miedo. Todo el mundo pone doble seguro a sus puertas, todos están estresados, todos piensan ¿Cómo confiaremos en personas como éstas? Y si hoy las nuevas generaciones aprenden un poco a tener un buen espíritu y confianza en sí mismos, éstos serán los padres del mañana, así estás personas cuando tengan 30 o 40 años, tendrán 40 años edad, pero los que habrán entrenado parkour, habrán aprendido estos valores, A}así ellos lo transmitirán a sus hijos, otros mas allá de “ ¡Pero no es! ¡Ten cuidado! ¡Ponte la chaqueta o te resfriarás! ¡No ¡ Allí no o te caerás, porque al hacer esto, tal vez podríamos también solo encerrarnos en nuestros hogares y así nada nos sucedería, pero la vida sigue afuera de todas maneras. Así que si tenemos brazos y piernas es para trepar, para ir a ver qué es lo que sucede, no es para quedarse encerrado en casa, de lo contrario seríamos como árboles.

No hay más fuerte o más débil. Lo que realmente importa, es que eres fuerte cuando vas hasta el final por la causa que defiendes, mañana podrías pelear o tener alguna confusión, pero si tu causa es buena tu siempre ganas, aunque pierdas físicamente. La persona te puede vencer físicamente y romper tus piernas, tu dices “ sí, me venciste físicamente, pero yo siempre mantendré lo que hay en mi cabeza, “no te puedes meter en mi mente y cambiar lo que hay allí”. Si te lo digo es así y estoy seguro de esto, tu nunca cambiarás eso. Y es lo que importa. Así en el Parkour te puedes lesionar, puedes hacer cualquier cosa, pero no es el porque , incluyéndome, personalmente mañana me podría lesionar entrenando parkour, podría suceder, pero yo siempre creeré en los mismos valores. Porque hasta los animales caen, se resbalan, excepto que al caer no lo hacen en concreto.

Es similar a las artes marciales, en el método de entrenamiento, en la voluntad a implementar un movimiento o una técnica. Sí, podrías decir que está muy ligado a las artes marciales. Creo que es la misma filosofía, la misma manera de aprender las cosas, de ver al oponente y decir: “ok, este sujeto es mucho más grande así que necesitaré golpearlo muy bajo por esto y lo otro” o “ este sujeto parece muy rápido, así que trataré de”  Así, sigue siendo nuestro oponente pero modificamos nuestra técnica. Sabemos que necesitamos ser cuidadosos, y lo que sea, si nos encontramos en combate cercano o luchando en el suelo, así cuando te encuentras frente a un obstáculo es lo mismo: “que hay aquí? Me sostendré de allí (de un árbol), ¿pero si me resbalo puedo sostenerme? Ok, veo esto” Boom boom (realizo el salto), esto te enseña a observar , es lo mismo, bueno para mi es el mismo mecanismo.

Creo que el miedo siempre estará allí. Pero también habrá un momento en que tendrás la confianza suficiente que justo cuando estás por saltar, dices: “ He practicado esto 500 veces al lado y en esas 500 veces he podido ¿Por qué estoy preocupado por caerme en este punto? Porque el miedo nos hacer perder la memoria algunas veces, como alguien – y vuelvo al combate- el sujeto esta en este club ha hecho sus entrenamientos todo el año, hace su salto, y su show, un día se mete en problemas, hay mucha presión, el otro no está hablándole como su maestro porque no importa que haga artes marciales, el atacante solo quiere que el sepa que si no se rinde y no le da su billetera ahora, todo se complicará, y el sujeto entra en pánico y tu quieres decir: “Hey despierta! ¿Qué haz hecho durante todo el año? ¿Acaso no entrenaste para este momento? “Sí, pero ahora no se porque estoy paralizado por“ “Bueno entonces no aprendiste nada, es inútil”

Así es que lo veo. El entrenamiento ha de ser tal que cuando estás en una situación real, puedes reaccionar en ese mismo instante y entre más haz entrenado en una situación que se acerca a la realidad así el día que te confrontas con esta no hay cambio alguno. Porque la realidad se presenta al estar confrontado a ésta. Eso es todo. Es cuando aprendes sobre algo suave o algo así, o das golpes con guantes de boxeo, y tu piensas oh! eso es un golpe, ¡No! Un golpe con los huesos que va a tu cráneo no tiene nada que ver con esto, cuando tu cabeza recibe un golpe y tu no sabes más dónde estas , bueno si nunca sentiste un puño en tu vida, entonces nunca sabrás lo que es, y yo creo, encontramos en ello una pequeña similitud.

Cuando te comprometes en algo sabes los riesgos y no te sorprendes, porque “oh, sí es cierto, yo intenté entrenar parkour y me torcí el tobillo, renuncio a este deporte, es muy peligroso” Ya sabías. Un cazador o lo que sea, un sujeto de una tribu, trepa en los árboles, claro sucedió que se ha caído y se ha lesionado, pero es como, “Sí pero tenemos que ir allá, si no, no tendremos que comer, tenemos que trepar árboles” Desde el momento que sales de tu casa es peligroso, cuando vas al subterráneo es peligroso, podrías estar en el borde del andén con tu equipaje, piensas que es seguro y allí viene un sujeto que corre porque su amigo trata de atraparlo, el salta hacia ti y tu caes a los rieles, no querías terminar allí pero sucedió en algún punto del día. Así es cuando entiendes que el día en el que te tienes que ir te vas, así que en este momento haz lo que debes, vive tu vida y dejas de vivir en el temor,” ¡oh no! No deberías hacer esto porque” o este sujeto que te dice “No, no tengo auto y no conduzco porque es peligroso hay muchos accidentes” Pero el día que cruzas la calle y te atropellan, el sujeto que aseguro su puerta dijo: así nadie puede entrar, y hay un escape de gas y el edificio explota, no hay algo que puedas hacer para protegerte del peligro o evadir el riesgo, la vida de por sí es un riesgo, un riesgo permanente. Tomamos riesgos todo el tiempo: cuando hablamos a la gente, al comprometernos con alguien y confiamos en esa persona, estamos tomando un riesgo, así que el truco es saber eso y vivir con eso.

La gente dice: “¿Lo viste? -a David- ¿esta en la pared de una escuela? Y todos dicen “ el no debe estar ahí” Es gente que da la impresión de que haces algo incorrecto, pero tu dices: ¿Qué pasa? Si un gato o un ave se sienta allí no le arrojarían rocas, es un ser vivo, tiene un corazón en su interior latiendo, porqué entonces si soy una persona y puedo hablar, ahora dicen “Oh sabes que no deberías estar allí! ¿Qué haces en esa pared?” Yo les respondo : “Bueno, no se, y ¿Ustedes que hacen mirándome?, Si voltean la cabeza, y caminan derecho, no me ven. No les estoy molestando. Así que sigan su camino, si iban a conseguir pan, vayan, consíganlo y vuelvan a casa. ¿Porqué se preocupan con mis asuntos? Y cuando me hablan y me molestan justo cuando voy a saltar corro el riesgo de caer por ustedes, porque me han desconcentrado al entrar en esta discusión, me estoy concentrando en mis asuntos, los veo salto y bam! Me he lastimado en ese instante ¿Qué harán al respecto? ¿Vendrán y me llevarán a la sala de urgencias?  Y si no, si lo que han de decir no es relevante a lo que estoy haciendo sigan su camino.


Fuente:  Puedes ver el video en el idioma original en el siguiente link


Créditos en la traducción:

Isa Vendetta y traducción propia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s